30 de enero-1939

Publié le

Día 30.

"Que deben pensar mis hijitos y los hijos de los demás, al ver nuestra cólera, oír nuestros comentarios, y ver tantos niños heridos?. Quizás jamás llegaran a comprender en realidad la magnitud de la tragedia."


Estamos pues en Port-Bou, última etapa en España, ya que muy cerca está la frontera francesa. Des de que salimos de Barcelona, las noticias que vamos recibiendo son contradictorias, pero en general pesimistas. En la ciudad condal los fascistas hacen de la suyas, detienen y asesinan a discreción, así se nos informa.













Podemos ver entre la gran afluencia de gente, hombres, mujeres y niños, vendados de cabeza, brazos, piernas, etc...Otros heridos de más importancias, permanecen tendidos sobre un autocar o un camión. Preguntamos: provienen de los bombardeos de Figueras. Aquel cuadro no cesa de provocar en todos, una ola de maldiciones, hacia los traidores de España. ?

 



Que deben pensar mis hijitos y los hijos de los demás, al ver nuestra cólera, oír nuestros comentarios, y ver tantos niños heridos?. Quizás jamás llegaran a comprender en realidad la magnitud de la tragedia. Pero yo me esfuerzo un poco cada día, escribiendo mi diario, mi vida, nuestra vida. Procurare, no puedo decir cuando, como, ni dónde, que me lean.




Todo es confusión, nadie sabe informarte en concreto, pero la situación va siendo trágica. A pesar de ello, hasta aquí, los alrededores de Port-Bou, llega una brigada de recuperación que, detiene a los hombres que abandonaron el frente? Así como también a otros. Yo pienso trasladarme de un momento a otro en Gerona, para justificar de donde procedo.

Por lo visto, quieren formar un frente, a pocos kms de Port-Bou. Una resistencia que comprendemos inútil, a juzgar, por el cariz que han tomado los acontecimientos. Me hacen desistir de mi intención de trasladarme a Gerona, a causa de las reflexiones y observaciones que me hacen.

Vivimos entre el mar, la carretera y la montana. La comida la debemos racionar, ya que las provisiones que cada familia traía consigo, van tocando a su fin. A nosotros después de comer 7 gallinas, que habíamos cogido del gallinero de nuestra casa, poco nos queda.

 

Commenter cet article