28 y 29 de enero-1939

Publié le

Día 28 y 29.


 

Los pasamos en Perelada. Nos convertimos casi en gitanos, pues dormimos amontonados y por el suelo, con las pocas mantas de que éramos portadores. Las mujeres preparan la comida colectiva como de costumbre. Alguno de nosotros sale por el pueblo para poder alcanzar algo de pan y comida. Que se alcanza a base de intercambio.


Por la mañana del día 29 salimos hacia Port-Bou. Ya la salida de Perelada distinguimos la aviación.






Con una rapidez que es difícil de
explicar, paramos los coches y justo el
tiempo para tirarnos al suelo, por los campos y bajo los olivos. A baja altura la aviación ametrallaba la carretera de tiempo en tiempo. Desde allí podíamos ver como la aviación seguía castigando Figueras.
















































































El día 29 llegamos a Port-Bou. Pero en Llança nos paramos cuestión de dos horas. Es aquí donde nos informan del resultado de los bombardeos de Figueras. Se calculan unos doscientas muertos. El Dr. Fantasma ha sido una de las víctimas, según informes. Los heridos suman un número crecidísimo.
Unos compañeros de Llança me facilitan algún par de alpargatas para los niños, ya que van casi descalzos. Aquí también nos enteramos de que la camioneta que tanto nos preocupa por ser portadora de ropa y comida, desaparecida en Gerona, ha sido vista en la Junquera, pero ya sin nada en su interior. Quedamos pues las familias, grandes y pequeños, con solo las prendas que llevamos puestas.

En los breves momentos que hemos hecho pausa en Llança, de nuevo hemos salido indemnes de otro bombardeo de la aviación. Por lo visto los fascistas no están aun satisfechos de sangre



En Port-Bou, vamos saludando a compañeros y familiares. Todos en dirección a la frontera, ya que en cada uno sobresalía el instinto de conservación. Si pensábamos en nosotros, mas nos preocupaban las vidas de nuestras madres, esposas a hijos.



























L’exode a commencé le 28 Janvier 1939. Dès les premières heures, une population affolée s'est présentée à l'entrée du tunnel international et au poste de Cerbère-route au Col des balitres. Les effectifs de garde ont été doublés et souvent triplés. 35.000 personnes comprenant en grande partie des enfants, des femmes, des vieillards, ont été canalisées vers les services d'hébergement de la gare de Cerbère. Certains convois comprenant surtout des enfants et des malades ont même été escortés jusqu'à Perpignan par route. La mer a également amené des réfugiés fuyant leur patrie sur de frêles embarcations. De jour comme de nuit, des patrouilles ont reconnu la penthière maritime, ont recueilli les fuyards et les ont dirigés sur les services installés à la gare. Les embarcations ont été mises en lieu sûr. L'action du service s'est constamment déroulée en complète collaboration avec les effectifs de la police et de l'armée.

               Rapport de la Brigade de Cerbère du 10 Avril 1939-Registre des évènements





Es difícil describir en qué estado vive esa localidad fronteriza. Queremos adquirir un pedazo de pan, algo, al menos para los niños. Nada, todo está cerrado. Aquello parece un cementerio. Esto obliga a decisiones.

La esposa de A.., al igual que la de M.. y la de C.., atraviesan la frontera a pie por el túnel, y en Cerbere adquieren pan que han de pagar a 200 pts. el kg.

 




Si viniera por aquí la aviación haría una carnicería. Los coches, camiones, carros, se tocan unos a otro en la carretera, y este panorama Kms. y Kms..


 
 

Commenter cet article